Publicado el

Capítulo 7 – Diario de grabación por Jesús Bravo Vivas

No recuerdo exactamente la última vez que nos vimos, quizás hace cuatro o cinco años en uno de esos conciertos en los que uno no sabe muy bien lo que va a pasar… pero el reencuentro fue como si apenas hubiesen transcurrido unos días. Dicen que eso pasa con las personas que te importan, probablemente porque no te olvidas de ellas.

Samuel y Albert en Roma, junto con otros “Niños perdidos” y ahora también buenos amigos; Nico, Miguel, Toño, Diego, Laura… todo un lujo.

Han sido doce intensos días en Roma, primero preparando los temas, haciendo arreglos, riffs y acordes sencillos (¡Cuidado con las séptimas!), y después plasmando esas ideas en el estudio de grabación sobre un piano de cola, un Hammond, un Piano Rhodes, y un Sintetizador Moog. Casi nada…

Lo primero que he hecho al regresar a Valladolid ha sido guardar en el cajón apuntes de la vida, la calidez humana de todos los que han compartido esta experiencia, la oportunidad de grabar en un estudio de primera, y la valentía de un tipo llamado Samuel Leví que no entiende de límites ni barreras, y que espero nunca lo haga.

Señores; algo grande se está cociendo.

Jesús Bravo Vivas
Pianista de “Los Niños Perdidos”

Publicado el

Capítulo 6 – Diario de grabación por Diego Pacheco

De nuevo me veo envuelto en otra cruzada musical, cual Sancho Panza. En este caso el papel de Quijote lo ejerce Samuel Leví (Este papel le va como un guante). Estamos en Forward Studios, un sitio alucinante en las afueras de Roma. Contamos con unos pedazo de músicos, así que de antemano, sé que el disco va a quedar “de pinga” -como diría cualquier cubano- …

Estos días son agotadores, como en todas las sesiones de estudio, pero el ambiente es suficientemente entretenido como para no aburrirse. Hay buena comunicación con los “spaghettis” y buen rollo en general. En mi caso se echa de menos comer un buen cocido. Estamos hospedados en un edificio de cuento, como casi todo en Roma. Supongo que en un par de días acabamos.

Corto y cierro.

Diego Pacheco
Guitarrista de “Los Niños Perdidos”

Alguien de quien aprender S

Publicado el

Capítulo 5 – Diario de grabación por Miguel Sucasas

No todos los días te despiertas y ves en tu bandeja de entrada un email que dice: “Proyecto Roma”. Emocionado lo abro y veo lo que será mi próxima aventura con el gran Samuel Leví.

Suena a película, de esas que aparecen naves espaciales y que nunca te imaginas como van a acabar. Me encantan las aventuras y todo lo que se salga de los días normales, por lo que le respondo de inmediato: “¡A por todas Samu!”

Seis meses mas tarde y después de mucho trabajo de organización me encuentro en la capital italiana con un equipo de increíbles músicos y personas con muchas ganas de trabajar, hacer música y sobre todo divertirse.

Las ideas empiezan a surgir, todo dispuesto. Empezamos el intercambiar notas, palabras, vasos de vino. Unas ideas fluyen, otras colisionan como trenes desbocados. Largas jornadas de trabajo seguidas por divertidas noches entre los barrios de Trastevere. Exploramos la ciudad y nos refugiamos en rincones en los que intercambiamos experiencias e historias increíbles. Todos los miembros del equipo han vivido aventuras dignas de un hacer un libro de cada una de ellas.

Ahora nos encontramos en la parte mas intensa del proyecto. Estamos todos juntos en el estudio, trabajando contra reloj apoyados por la parte del equipo italiano.
Los Forward Studios son una delicia. Todos los recursos inimaginables a nuestra disposición. Tantos botones y salas que te podrías perder aquí dentro.

Si conseguimos salir todos vivos de la sala de grabaciones podremos escuchar en pocos meses un disco digno de recordar, en el que hemos dejado una parte de nosotros mismos. Con gusto recordaremos esta aventura épica de Samuel Leví y los niños perdidos.

Miguel Sucasas
Saxofonista de “Los Niños Perdidos”

Sufrido morito del jazz S