Publicado el

Capítulo 3 – Diario de grabación por Albert Casanova

El mundo necesita chiflados.

El mundo necesita chiflados, eso, creo que es una verdad casi absoluta.
Se necesitan chiflados porque sino no se llega a la luna, no se construyen pirámides ni se pone de moda el tanga de leopardo. La vida es más o menos así.
Se necesitan chiflados, incomprendidos, rapsodas, poetas locos, lunáticos, gente que por su propia locura no sucumbe a la descafeinada vida moderna.

Me encanta rodearme de este tipo de personajes, es más, intento siempre vivir pegado a esos seres que generan circos ambulantes de la nada. Algunos me consideran así también, pero la verdad es que yo me veo más como un beneficiario del talento ajeno. Con Samuel te pasa un poco eso, que sabes que debe estar tramando algún maravilloso plan absurdo y suicida, y que cuenta contigo. Uno se pierde en su propia vida y se dedica a sus quehaceres mundanos: a su música, a su vida, a sus cosas. Pero siempre, cada cierto tiempo, pueden ser meses e incluso años, uno recibe una llamada que invita a la locura. Así mismo fue cuando nos conocimos en Cuba, creo que en 2005, cuando nos íbamos a comer el mundo y contra todo pronóstico, todavía no nos ha comido él a nosotros.

Jetovich S

El tiempo ha pasado para todos pero seguimos haciendo las mismas travesuras, esa fábrica de anécdotas y vivencias que es lo que te llevas en vida, que es el verdadero patrimonio de los hombres libres. El placer de poder viajar a Roma y reencontrarme con viejos amigos y con muchos nuevos que he podido conocer estos días no tiene precio. Este viaje ha sido un verdadero regalo. Hay una pila de cosas que agradecer, aparte de la experiencia de grabar en unos estudios tan, digámoslo así, opulentos y cojonudos. Haber conocido a un montón de músicos talentosos y gallegos, los de la old school y los que vienen empujando y sobretodo, absolutamente por encima de todo, la cantidad de risas que nos hemos pegado. Así se pueden grabar discos, levantar ciudades y llegar a la luna, si señor.

Albert Casanova Guerrero
Guitarrista de “Los Niños Perdidos”.