Posted on

Capítulo 2 – Diario de grabación por Toño Rodríguez

Mi viaje con Samuel Leví comenzó sobre el año 2004. Por aquel entonces él era un joven cantautor de apenas 22 años, con la ilusión de dedicarse a lo que más le gusta (la música) y hacer de ello su medio de vida.

Estás inquietudes musicales lo han llevado a viajar como estudiante de música; un año en La Habana (Cuba), tres años a Buenos Aires (Argentina), y este último año 2015 en Roma (Italia). Dos discos son el resultado de este arduo trabajo donde él hace de autor, gestor y productor.

Después de haber grabado en su segundo disco percusiones, me llama para irme con él a Roma a grabar su tercer disco, una experiencia inolvidable donde tengo el placer de compartir con grandes profesionales de la música, además de amigos.

La grabación de este tercer disco de Samuel se llevó a cabo en uno de los mejores estudios de Roma; Forward Studios, con unas personas y profesionales incomparables, que han sabido hacernos sentir como en casa y sin reparar ni escatimar esfuerzos ¡¡Gracias a todos!! Especialmente, a los productores Danilo Pao y Stefano Quarta.

Este viaje también me ha llevado a reencontrarme con grandes músicos y amigos como Diego Pacheco y me dio la oportunidad de conocer y compartir con otros grandes músicos de nuestra península que no conocía. Gracias a todos.

También quisiera agradecer a la Real Academia de España en Roma, por su apoyo y colaboración con los músicos. Creo que con este disco Samuel ha dado un gran paso y sigue un camino ascendente, un disco que no va a pasar desapercibido y donde todos los músicos y productores del proyecto han puesto “toda la carne en el asador”, trabajando con mucha ilusión y como si fueran suyos los temas, los han tratado como propios. Este mérito es del gran Samuel ya que nos transmite a todos su ilusión, respeto y confianza.

Mis últimas palabras van dedicadas a ti por ser una persona tan noble, respetuosa y con tanta ilusión, espero que este proyecto te lleve un poco más cerca de tu meta, se reconozca tu trabajo y que te sirva para darte un poco más de energía y te renueve las ganas de seguir luchando por tus sueños.

Todo esto no hace otra cosa que confirmar lo que yo creo; que a veces un buen equipo hecho con amigos y profesionales que saben compartir y escuchar las ideas, es mejor que un grupo individual en el que solo se piensa en hacer el trabajo y acabarlo cuanto antes para así poder cobrar; para nosotros eso ha sido algo secundario.

¡¡Felicidades Samu!! ¡¡Te quiero!!

Toño Rodríguez
Percusionista de “Los Niños Perdidos

toño-samuel-roma-estudio

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *